Disfunciones del suelo pélvico

Disfunciones suelo pélvicoSUELO PÉLVICO: ¿QUÉ ES?

Aunque creas que las disfunciones del suelo pélvico no es un tema que te interese, son más comunes de lo que imaginas, y puedes estar padeciendo una sin saber por qué esta provocada y lo que es más importante, sin saber que esa dolencia tiene solución o mejora en la mayor parte de los casos gracias a la fisioterapia. El denominado suelo pélvico es el conjunto de músculos y fascias que cierran la cavidad abdominopélvica en su parte más inferior. Sirve de sostén para los órganos pélvicos: vejiga, útero y recto; estabilizándolos y consolidando su función.

El concepto disfunción de suelo pélvico femenino hace referencia a una amplia variedad de condiciones clínicas que incluye incontinencia urinaria y fecal, prolapso de los órganos pélvicos, alteraciones del vaciado del aparato urinario, disfunción defecatoria, disfunciones sexuales y síndromes del dolor crónico. Debido a la íntima relación entre las vías urinarias inferiores, la esfera genital y la anorrectal, la mayoría de estas disfunciones no pueden entenderse de forma aislada; unas pueden dar lugar a la aparición de otras y es preciso realizar una evaluación global de toda la región pelviperineal.

INCONTINENCIA URINARIA

Causas incontinencia urinariaLa incontinencia urinaria es la pérdida del control vesical e implica un importante impacto psicológico y social. Puede condicionar el estilo de vida del paciente, aunque es común que el paciente afectado de incontinencia no le dé la importancia que merece, sin intentar aclarar el tipo y determinar si es pasajera, reversible o simplemente buscar una opinión especializada.

Los datos epidemiológicos respecto a la prevalencia de la incontinencia urinaria en la población son muy variables. Los datos publicados en España sobre la prevalencia de incontinencia urinaria en mujeres de la población general menores de 65 años señalan cifras de entre el 15 y 40%; mientras que en una población mayor esta cifra alcanza el 42%.

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE)

La IUE supone la pérdida involuntaria de orina a través de la uretra durante un esfuerzo o ejercicio, como la tos o estornudo. La causa de esta disfunción es objeto de múltiples teorías aunque la pérdida de soporte anatómico de la uretra y de la vejiga, suele citarse como el factor epidemiológico más importante.

La continencia urinaria se garantiza cuando la presión del cierre de la uretra es mayor que la presión en la vejiga, tanto en reposo como durantes los aumentos de presión abdominal que se producen como consecuencia de la realización de esfuerzos.
Algunos autores tienen también en cuenta el sistema de estabilización lumbopélvica como factor importante de la continencia.

Se relacionan además, factores conductuales que a largo plazo pueden influir en los problemas de incontencia urinaria de esfuerzo. La elevación cronica de la presión intraabdominal aumenta la demanda de actividad del suelo pélvico, lo que a largo plazo podría alterar su funcionalidad y predisponer a pérdidas de orina. Así, el estreñimiento, deportes hiperpresivos, la tos crónica inherente a problemas respiratorios (EPOC, asma, tabaco), y la obesidad han sido factores relacionados con la incontinencia urinaria.

  • Incontinencia urinaria de urgencia (IUU)

La IUU se define como la pérdida involuntaria de orina acompañada o inmediatamente precedida por urgencia. Desde el punto de vista clínico puede acompañarse de aumento de la frecuencia miccional diurna y nocturna. La urgencia miccional se define como un deseo repentino de orinar que no puede ser controlado con facilidad.

Es un síntoma muy común en la mujer con vejiga hiperactiva, la cual se define como la asociación de síntomas de urgencia y el aumento de la frecuencia miccional.

  • Incontinencia urinaria mixta

Se define como la pérdida involuntaria de orina, está asociada con la urgencia miccional y con el esfuerzo.

Suele ser más frecuente que la incontinencia urinaria de urgencia pura. Los pacientes presentan, en mayor o menor grado, ambos trastornos, incontinencia urinaria de urgencia e de esfuerzo.

PROLAPSOS

ProlapsoEstas disfunciones del suelo pélvico hacen referencia al descenso de los órganos pélvicos respecto a su posición anatómica original, a través del conducto vaginal.

En la mayoría de los casos no se trata del descenso de un único órgano, sino que suele producirse un prolapso mixto, con predominio de uno u otro compartimento.

Podemos tener un prolapso del compartimento anterior (vejija) que se denomina cistocele o cistouretrocele (en éste último cuando descienden la vejiga y la uretra. En el caso del compartimento medio, se denomina prolapso uterino o histerocele (cuando desciende el cuello del útero); y por último, en el compartimento posterior, puede darse un descenso del recto, rectocele o proctocele o enterocele, cuando se prolapsan las asas intestinales.

Es muy importante conocer la sintomatología que puede asociarse con el prolapso genital para poder llegar a una valoración funcional lo más exacta posible. Entre los síntomas asociados que puede presentar el paciente tenemos síntomas urinarios (urgencia miccional, sensación de vaciado incompleto, infecciones urinarias de repetición, dificultad al inicio y/o final de la micción), síntomas intestinales (estreñimiento, incontinencia de heces y/o gases, urgencia defecatoria), síntomas sexuales (dolor , incontinencia urinaria durante el coito); y otros síntomas como dolor lumbar, dolor púbico y/o suprapúbico, sensación de bulto genital al caminar, dolor perineal).

Los prolapsos representan el fracaso del sistema fibromuscular de soporte; y existen un gran número de factores que pueden predisponer a su aparición como la edad, menopausia, embarazos, partos vaginales, obesidad, tos crónica, estreñimiento crónico, etc.

INCONTINENCIA ANORRECTAL

Se define la incontinencia anal como la evacuación involuntaria de materias rectales líquidas, sólidas o gaseosas.

No es un enfermedad propiamente dicha, sino un síntoma clínico que expresa una función anómala de la región anorrectal por causa órganica (producida como consecuencia de alteraciones estructurales anatómicas o neurológicas) o por una causa funcional definida a través del orificio anal, que causa un problema higiénico o social.

La aparición de incontinencia fecal es consecuencia de tres posibles mecanismos de etiología variada: la lesión o debilidad mecánica de las estructuras que trabajan como esfínteres, una neuropatía (central o periférica) y trastornos intestinales.
Durante la segunda etapa del parto puede producirse una lesión por desgarro de los tejidos perineales y puede alcanzar el esfínter anal. La lesión obstétrica del esfínter anal es la causa más común del desequilibrio de este sistema anorrectal, que proporciona la capacidad de continencia.

DISFUNCIONES SEXUALES

Las disfunciones sexuales pueden tener una etiología orgánica, psicológica, funcional o una causa mixta donde se combinen varias causas, lo cual justifica la necesidad del abordaje multidisciplinario para su tratamiento y resolución.

Dentro de las disfunciones sexuales encontramos diferentes tipos, como puede ser:

  • Dispareunia

Se define como un dolor genital, persistente o recurrente, asociado a relaciones sexuales con penetración; este dolor puede incluso imposibilitar la penetración vaginal.

Puede ser profunda, apareciendo el dolor pélvico en el fondo de la vagina con las relaciones sexuales con penetración vaginal profunda. Este dolor pélvico aparece asociado a diferentes patologías abdominopélvicas: endometriosis, adherencias pélvicas, postquirúrgicas o postparto; síndrome de a vejiga dolorosa, síndrome de congestión pélvica, fibromialgia, patología ginecológica, atropamiento del nervio pudendo.

La dispareunia superficial se define como un dolor superficial vulvar o vulvovaginal, asociado a relaciones sexuales desde el inicio de la penetración peneana. Numerosas causas pueden provocar este tipo de dispaurenia: vulvovaginitis infecciosa, micótica o por parásitos, vaginismo, falta de lubricación, cicatrices y adherencias postparto o postquirúrgicas, neuralgias del pudendo.

  • Vaginismo

Este término hace referencia a al dificultad persistente o recidivante de la paciente a la hora de permitir la introducción del pene, de un dedo o cualquier otro elemento a nivel del introito vaginal. No implica la existencia de dolor, a diferencia del concepto de dispaurenia.

Si bien no hemos de olvidar el factor psicológico asociado a la patología, desde el punto de vista muscular encontraremos un hipertonía de la musculatura supercial y profunda del suelo pélvico.

  • Vulvodínea o síndrome de doloroso vulvar

Se define como la molestia crónica vulvar, frecuentemente de tipo quemazón, sin lesión visible y sin disfunción neurológica clínicamente identificable.

A menudo las pacientes refieren sensaciones del tipo “pinchazos”, “cortes y tirones del tejido”, “pellizcos”, “sequedad”, además de la sensación de “quemazón”. Este tipo de dolor puede ocurrir de forma espontánea o provocada; en este último caso, el dolor aparece asociado al contacto durante el coito, durante la higiene diaria, a la posición de sedestación o simplemente al roce de la ropa interior.

La etiología de la vulvodínea es desconocida, si bien aparece con frecuencia después de un lesión obstétrica o quirúrgica, infección por hongos, cistitis o período traumático de la vida (divorcio, infidelidad, pérdida de empleo, muerte de un ser querido,etc).

Si después de leer este post, te has dado cuenta que padeces alguno de estos problemas,no dudes en ponerte en contacto conmigo en Consulta de Fisioterapia Laura Fernández y así poder valorar el estado de tu suelo pélvico y las causas de tu padecimiento.